Muchos procesos industriales emiten contaminación al aire en forma de polvo y partículas, que cuando se encuentran en suspensión pueden ser peligrosos para la salud humana y deben extraerse antes de que lleguen a la zona de respiración.

El procesado de maderas y materiales compuestos pueden liberar polvo y fibras dañinas, pudiendo afectar al tracto respiratorio y causar reacciones alérgicas al penetrar en la piel. Por eso, en Román siempre hemos contado con los mejores sistemas de aspiración que permita a nuestro equipo trabajar en una condiciones e instalaciones inmejorables de salud y bienestar.

Mejorar nuestras instalaciones, ha sido uno de los objetivos de este año que está a punto de finalizar. Para ésto, hemos reorganizado nuestra fábrica, incorporando zonas de trabajo nuevas, reubicando otras, y renovando nuestro antiguo sistema de aspiración, por uno más limpio y eficiente, que absorbe el aire en distintos lugares de la fábrica, y lo limpian el aire de cualquier partícula, transportándolas por una red de tubos y depositándolas en un contenedor.

Este nuevo sistema de aspiración mejora el aire y no expulsa polvo al exterior, por lo que no contamina el aire y contribuye en proteger el medio ambiente.